19/1/10

A toro pasado


Ahora que ya nadie habla del calendario municipal, voy a dar mi punto de vista. Cuando yo explicaba a Maquiavelo a mis alumnos les recomendaba que se compraran la edición de Austral que trae los comentarios que Napoleón iba escribiendo al margen según lo leía. Hay uno que me llamó especialmente la atención y que decía, no recuerdo en este momento a propósito de qué acontecimiento histórico, “si tu enemigo se equivoca, déjale, no le distraigas” y es que muchas veces entramos al trapo de las provocaciones de la derecha y terminan marcando ellos el ritmo del debate político y eso no lo podemos consentir. En Logroño gobierna el PSOE (en coalición con el PR) y si es verdad que la política es el arte de lo posible, creo que se están haciendo bastante bien las cosas, teniendo en cuenta, además, la crisis por la que se está pasando.
En fútbol, cuando un equipo juega bien y el contrario se ve desbordado, hay veces que el inferior se lía a dar patadas y a provocar porque sabe que en ese terreno es en el único que puede ganar.
El Partido Popular y la señora Gamarra en particular hace tiempo que juegan a eso, a provocar, a que aumente la crispación política y, no nos engañemos, la crispación enfervoriza a la derecha y deja en casa a muchos votantes de izquierda el día de las elecciones. Creo que no hay que entrar al trapo, ¡allá ellos con su santoral y sus calendarios! Si entramos en guerras de religión estamos perdidos. Es un error intentar demostrar que somos más cristianos que el Papa. Ese no es nuestro juego. Nosotros a lo nuestro, a seguir con la política social, a ser honrados y transparentes y a no distraer a la oposición porque las provocaciones y los intentos de crispar la vida política en Logroño van a ir a más hasta el día de las elecciones municipales. El ritmo del debate político debemos marcarlo nosotros. Y ellos, si quieren, que entren en un debate limpio (no lo van a hacer) y si no, que ladren! Ah! y, por favor, no distraigáis a la señora Gamarra...